Traducción de manuales técnicos. Claves para internacionalizar tu producto

Imagen 1_Post 42Como ya adelantábamos en anteriores artículos, expandir nuestra empresa más allá de nuestro país de origen es uno de los medios más sólidos para afianzarla en el mercado. Ya sea empezando desde los cimientos, mediante la traducción de los estatutos sociales, o mostrando nuestro progreso a potenciales inversores al traducir nuestras cuentas anuales, no hay duda de que la mejor forma de llegar a nuevos clientes es haciéndoles sentir como en casa.

En este sentido, cualquier negocio orientado a la exportación debe cuidarse de que todo lo que rodea a su producto en el país de destino haga que el cliente se sienta cómodo, y tenga la sensación de estar consumiendo un producto cercano; no algo distante y alejado de su esfera de confianza. Esto tiende a generar recelo respecto al producto, y termina por hacer que el consumidor se decante por otras marcas locales, pese a que estas puedan tener un peor servicio post venta aun estando más cerca.

A todos nos ha pasado, muchas veces hemos decidido dar el salto y comprar un producto en el extranjero, generalmente en China (algo nada extraño, si tenemos en cuenta que invierten 2.003.477,9 millones de euros en exportaciones), por que tienden a tener precios mucho más competitivos. Pero el gran problema surge cuando abrimos la caja y el manual de turno cuenta con un par de idiomas, del que ninguno es el nuestro, o éste aparece, pero al leerlo es totalmente incomprensible y emplea expresiones que no parecen tener sentido alguno.

Si deseas traducir correctamente tus manuales técnicos e internacionalizar tu producto, estos consejos pueden ayudarte a la hora de tomar una decisión:

  1. Por encima de todo, busca la localización.

Como hemos dicho, el producto debe parecer siempre cercano y accesible, y aún con una traducción técnica exquisita, si las expresiones y estructuras del manual no son cómodas para el cliente, se distanciará del producto. Con ese fin, no debemos dudar a la hora de sacrificar una palabra, aún si es correcta, si con un sinónimo construimos confianza y no se pierde el objetivo del texto, que es facilitar el nuestro artículo al usuario final.

Por ejemplo, puede que nuestro producto sea un mueble de materiales mixtos, y utilicemos tornillos autoperforantes con aletas, pero, si es el único que vamos a emplear, utilizar el término “tornillo” a secas, aun siendo más genérico, le roba tecnicismo al texto y permite que un consumidor medio tenga una comprensión más fluida del texto, potenciando la internalización de tu producto.

  1. Utiliza frases largas y bien estructuradas.

Aunque es típico de los manuales técnicos la necesidad de comprimir información en el menos espacio posible, el límite debe ser siempre la compresión de las instrucciones y especificaciones.

Es una costumbre habitual de las empresas de venta al por mayor, utilizar frases cortas y aisladas, por ejemplo: “El paquete trae 6 tornillos para tablas de terciado. Atornille el tornillo para tablas de terciado número 1 en la ranura para tornillos número 1. Apriete el tornillo número 1 hasta que no gire más. No fuerce el giro”. Esta forma de explicar nuestro producto no ayuda al usuario, por eso es mejor usar frases completas como “Coja uno de los 6 tornillos incluidos en el paquete y atorníllelo en la ranura número 1 dispuesta al efecto, después apriételo todo lo posible sin llegar a forzar el giro.”. Así es mucho más asequible para el consumidor, y ayudará a crear una buena experiencia sobre el producto.

  1. La empatía es nuestra mejor herramienta.

Una forma eficaz de conseguir una correcta traducción de un manual técnico es ponerse en el lugar del cliente, pues es posible que nosotros mismo hayamos recurrido a productos comprados por internet. Con esto presente, debemos traducir pensando, no en lo que otras empresas hacen, sino en cómo nos gustaría que lo hubieran hecho.

Muchos departamentos de marketing crean una serie de instrucciones muy completas, que luego reducen al mínimo posible para abaratar costes de impresión. Sin embargo, el resultado no suele ser aceptable, el coste para la marca es mayor, no sólo por el factor WOM, sino porque un manual que no sirve, es todo él una pérdida. Desde Enotraspalabras os recomendamos no escatimar con la extensión de vuestros manuales, a veces es mejor invertir un poco más para internacionalizar vuestro producto.

  1. Encontrad expertos de confianza y fidelizad vuestras traducciones.

Ciertamente puede parecer un consejo interesado, y huelga decir que desde nuestra empresa os ayudaremos encantados a conseguir una correcta traducción de vuestros manuales técnicos, pero no dejéis por ello que este consejo caiga en saco roto.

      Si esperáis producir y exportar una serie de productos, recurrir cada vez a un nuevo traductor puede ser muy contraproducente. No sólo está el hecho de que estaremos trabajando con alguien con quien aún no tenemos una relación de confianza, si no que cada traductor tiene sus costumbres, y puede que no exista continuidad en la terminología de vuestros manuales, dando una sensación poco profesional de que el producto se ha fabricado sin atención a los detalles, que siempre son un valor añadido que no debemos despreciar.

Desde en Enotraspalabras esperamos haberos ayudado, y siempre estaremos dispuestos a seguir haciéndolo cuando necesitéis traducir correctamente vuestros manuales técnicos e internacionalizar vuestro producto. A continuación, os dejamos un pequeño ejemplo de nuestra sección técnica.

ORIGINAL TRADUCCIÓN
Abrazadera de canalón Gutter bolt
Abrazadera de freno Hold-down clamp
Acanalado (de forma de estría) Splined
Acanaladora de mano Hand groover
Acanaladura de chimenea Chimney chase
Barra de emergencia Panic bar
Barra de mordaza Bar clamp
Barra de refuerzo Re-bar
Bastidor corredizo Sliding sash
Bastidor de cajón Box frame
Cabeza de azuela Adze block
Cabeza de martillo Cheek of hammer
Cabeza de pilote Pile cap
Cabio bajo Bottom rail
Cabio corto Dwarf rafter
Desbastadora Drawknife
Dispositivo adaptador Adapter fitting device
Dispositivo autocerrante Self-closing device
Dovela de ladrillo Brick arch
Duela de madera Wood shakes
Empalme de argolla Eye splice
Empalme de compresión Compression coupling
Empanelado Paneling, wallpaper
Escariador de ranuras rectas Flute reamer
Escarificador Scarifier
Fusible de cinta Fuse strip
Fusible de rosca Fuse plug
Gramil para bisagras Butt gauge
Granete Prick punch
Grano transversal Cross-grain
Hierro fundido Cast iron
Hilo de plomada Plumb line

Imagen 2_Post 42

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top