¿Por qué traducir al español los documentos de tus patentes de invención y de utilidad es un ahorro económico?

Imagen 1 infografia_Post 48

            Saludos lectores, un día más desde en En Otras Palabras traductores queremos ayudaros a tomar la mejor decisión para ayudar a potenciar vuestro negocio y, como resultado, a vosotros mismos. En otras ocasiones ya hemos hablado de otros aspectos indispensables para desenvolverse en el ámbito internacional, como son la traducción de vuestras cuentas anuales y documentos fundacionales. Sin embargo, más allá del marco constitutivo como carta de presentación en las operaciones de mercado, debemos profundizar, no solo para construir el continente, si no para proteger el contenido. Por eso os queremos informar de las tres cuestiones que debes saber para la protección y traducción de tus patentes de invención y utilidad en el mercado.

  1. ¿Y eso de una patente, qué es?

Pues, en pocas palabras, es un título legal que nos permite explotar de forma exclusiva un producto o procedimiento. Ahora bien, esta “exclusividad” es bastante relativa, porque, en términos generales, sólo es de aplicación al territorio nacional donde se inscribe el documento. Eso sí, a través de los años la engorrosa carrera de patentes, esto es, el ir a todo correr país por país inscribiendo tu patente en cada organismo nacional antes de que la competencia te adelantara por la derecha, ha evolucionado mucho para proteger a los inventores.

  1. ¿Qué mecanismos de protección existen?

Actualmente los ciudadanos comunitarios tenemos varias opciones; una es darnos un tour por aquellos países donde queramos introducir nuestro producto o invención, pero claro, ni que decir tiene que resulta bastante arduo y costoso y, al fin y al cabo, sólo tendrá efecto en aquellos donde lo hagamos, pero malas perspectivas nos augura si el día de mañana queremos llevar a terceros estados cualquiera de ambos, donde puede que ya nos hayan comido la tostada.

Otra posibilidad es recurrir a los mecanismos de la patente europea en la OEP, que nos garantiza protección en el territorio de 38 países (no sólo Estados Miembros). Pero ¿y si queremos acudir a un país extra europeo? Pues más de lo mismo, viaje al país de destino, registro con sus tasas, y a repetir.

En último lugar, y quizás la opción más cómoda al buscar cierta tranquilidad a la hora de proteger vuestra inversión y competitividad en el mercado, es acudir al procedimiento PCT (Patent Cooperation Treaty) de la WIPO, que se encarga de gestionar la presentación en más de 150 países colaboradores a través de una única presentación, y así quitarnos quebraderos de cabeza y viajes innecesarios.

  1. ¿En qué idioma es necesario traducir el documento? ¿Y por qué traducir al español los documentos de tus patentes de invención y de utilidad es un gran ahorro económico?

En todos lo casos expuestos anteriormente hay un común denominador, y es que las patentes deben presentarse por lo general en el idioma local del Estado en que se presentan. Bien es cierto que en ocasiones se permite hacerlo en otras lenguas reconocidas, pero ello puede comportar gastos extra.

Por una parte, España exige en la Ley 11/1986, de 20 de marzo, de Patentes, en su artículo 21.4, que estos documentos “deberán estar redactados en castellano”, lo que nos obliga en caso de ser un documento redacto en cualquier otra lengua a realizar una traducción, preferiblemente jurada.

A nivel europeo tampoco podemos evadir este requisito, ya que el Convenio de Patente Europea (Regla 6) exige la presentación en una de las lenguas oficiales, esto es, inglés, francés o alemán. Lo que es importante saber es que, si se presenta en nuestro país, hacerlo en nuestro idioma nos permite obtener un interesante descuento del 20% en las tasas asociadas.

Por otra parte, al acudir al método PCT o a la OEP nos harán una reducción extra del 30% si presentamos los documentos traducidos al español o, en caso de tratarse de otro estado, en su respectiva lengua (siempre que esta no sea ya una de las anteriores lenguas oficiales), ¡ni más ni menos que un ahorro total del 50, lo que equivale a 950€!, aunque en todo caso debemos traducirla al elenco de lenguas oficiales reconocidas, un refuerzo que como habéis visto es común a todos los procedimientos (y en el que estaremos encantados de ayudaros a proteger vuestra inversión en I+D+i y competitividad en el mercado.

¿Cómo podemos ayudarte?

Nuestro equipo cuenta con traductores técnicos especializados por sectores, no sólo en cuanto a la estructura formal de las patentes de invención y utilidad, también dominan el fondo de la materia, el lenguaje del sector industrial, y colaboran estrechamente en función de la materia sobre la que verse el documento para asegurar una calidad excepcional. Nuestra filosofía es simplificar la carga del cliente, así que solo tenéis que enviarnos vuestro documento y recogerlo a la entrega perfectamente traducido, siempre en un plazo ágil y, si así lo necesitáis, de urgencia para aquellos documentos que no pueden esperar ni un día.

En definitiva, esperamos que os hayan aclarado estas tres cuestiones que resolvemos en este post sobre la protección de las patentes de invención y utilidad, y conozcáis ahora porque conlleva un gran ahorro económico traducir los documentos de tus patentes de invención y utilidad en el mercado.

Imagen 2_Post 48

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top