Los 5 beneficios de la educación bilingüe para los niños

eop

¿Por qué los padres de hoy en día se empeñan en que sus hijos reciban una educación bilingüe? ¿Hay una razón científica detrás de ello que asegure los beneficios de la educación bilingüe para los niños? ¿Y cuáles son éstos?

Hace no muchos años algunos educadores alertaban sobre que el bilingüismo precoz podría confundir a los niños y retrasar su aprendizaje, provocándoles una coctelera explosiva lingüística que se traducía entre otros al final en la falta de dominio de ningún idioma. Se creía que no se podía aprender otro idioma si no habías aprendido y dominado tu lengua nativa primera. Sin embargo recientes estudios de universidades de prestigio americanas y anglosajonas, psicólogos y neurocientíficos con especialidad cognitiva hablan de las grandes bondades y beneficios que aporta una educación bilingüe a una persona tanto para su edad infantil, para su futuro profesional como para su edad adulta.

Beneficios de la educación bilingüe para los niños

Educar a nuestros hijos en el bilingüismo no sólo va a ayudar a que nuestro hijo aprenda y maneje dos idiomas desde la infancia sino que además tal y como a continuación vamos a exponer aporta beneficios para el cerebro y para la formación como personas muy interesantes.

1.- Una educación bilingüe fortalece la función ejecutiva del cerebro.

La función ejecutiva es como la torre de control del cerebro. Se encarga de asegurar que las cosas se hagan, desde la etapa de planificación de un trabajo hasta la entrega final.

Un niño bilingüe incipiente adquiere al mismo tiempo sonidos, sintaxis, y palabras en ambos idiomas. Cuando el niño oye una palabra en cualquiera de los idiomas, el cerebro extrae y trata de emparejar un sonido con lo que él conoce. Un niño bilingüe aprende que un objeto puede tener dos o tres nombres diferentes en base al idioma que se esté hablando y dependiendo del ambiente en el que tengan que extraer la etiqueta identificadora correcta en el idioma correcto.

Este acto de malabarismo requiere concentración y  un proceso de inhibición que minimice la confusión. A medida que el niño es capaz de cambiar de un idioma a otro la habilidad para afinar y a bloquear las palabras que no guarden relación se agudizará más.

Cuando los niños tienen dificultades con el funcionamiento ejecutivo, cualquier tarea que requiera planificación, organización, memorización, administración del tiempo y una flexibilidad de pensamiento se convierte en un gran desafío.

Los niños inmersos en una educación bilingüe desarrollan unas funciones ejecutivas cerebrales muy importantes y en especial en los procesos de concentración y de inhibición. Como resultado estos niños tienden a ser más hábiles a la hora de realizar varias tareas a la vez y en adoptar decisiones en momentos de resolución de conflictos.

 2.- Los niños con una educación bilingüe son mejores para gestionar y resolver  conflictos.

Como consecuencia de lo señalado en el anterior punto, sobre cómo afecta el bilingüismo a la función ejecutiva cerebral y al control inhibitorio del cerebro , las personas con una educación bilingüe son mejores que las personas con una educación monolingüe para realizar varias tareas a la vez, por ejemplo cuando los educados en el bilingüismo tienen que pasar de categorizar objetos por el color a categorizar por la forma, lo hacen de forma más rápida que una persona educada en monolingüismo. Estudios recientes señalan que un cerebro multilingüe es mucho más rápido, ágil, está mejor dotado para gestionar ambigüedades, resolver conflictos e incluso para resistir más tiempo enfermedades como el Alzheimer y otras enfermedades neurológicas propias de la tercera edad.

3.- Los niños educados en el bilingüismo tienen mejor memoria y son más creativos cognitivamente que los educados en un sólo idioma.

 Las áreas del cerebro crecen en relación a la dificultad que los niños educados en el bilingüismo encuentren los idiomas, y el desarrollo del cerebro variará en función del resultado.

4.- Los niños con una educación bilingüe tienen una mirada global del mundo mucho mayor.

 Está claro que el acceso a otro idioma provoca que el niño entre en contacto con otra cultura. Esto estimula su creatividad, haciéndolos más abiertos y enriqueciendo su educación, fomentando la empatía y la curiosidad por conocer personas de otros países diferentes al suyo. Y además el aprender un segundo idioma desde pequeño facilita el futuro aprendizaje de otros idiomas.

5.- El bilingüismo favorece también un mayor éxito profesional.

Esto es lógico, ya que el niño educado en dos idiomas aprende a manejar los idiomas del mismo modo uno que otro y estará mejor preparado para integrarse en un mercado de trabajo globalizado.

Un aumento de la función ejecutiva cerebral, mayor concentración y memoria, creatividad, empatía, y éxito profesional son las mayores benificios que aportamos a nuestros hijos si les educamos en una educación bilingüe según los expertos. Espero que os hayamos convencido desde En Otras Palabras de vuestra decisión respecto a los beneficios de la educación bilingüe para los niños.

eop-2

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top