6 trucos para traducir al inglés tu CV y tu carta de presentación

Imagen 2_Post 45

 

Saludos a todos los lectores de En Otras Palabras traductores. Tanto si enero ya está apurando los últimos días del calendario y comienzan a notarse las secuelas de la estacionalidad navideña; como si habéis formado parte de alguna campaña de contratación estacional de otro tipo o, sencillamente, no habéis logrado arraigar en vuestro actual empleo; no os desaniméis y aquí os enviamos 6 trucos para traducir al inglés tu CV. La vida laboral no termina en nuestras fronteras, y llegamos para ayudaros con vuestros propósitos de estabilidad y búsqueda de nuevos objetivos, dándoos el empujón que necesitáis para fijar vuestras miras a lo largo y ancho del globo. Si aún no os habéis decidido, echad un vistazo a estos 6 trucos parar traducir al inglés tu CV y tu carta de presentación.

  1. No empezar la casa por el tejado.

Un error que solemos encontrarnos con frecuencia son currículos traducidos de forma literal, esto es, no incorrectamente traducidos, pero en los que sencillamente se ha pegado en inglés cada cosa donde estaba sin mayores cambios. Puede que después de varios años desenvolviéndonos en el mercado laboral de España nos hayamos acostumbrado a cierto formato, y tengamos ya un documento revisado que acostumbramos a enviar a las empresas. Pero esto es un craso error, ya que una vez nos adentramos en el mercado laboral inglés debemos cambiar el estilo, y adaptarnos a una estructura que abre con nuestros datos personales (Personal details), e incluye un resumen (Summary), nuestros principales logros laborales (main/key achivements), nuestra experiencia laboral per se (Work experience), nuestra formación (Education), el nivel de escritura, conversación y comprensión en varios idiomas (Language andProfessional skills), aquellas competencias relevantes que no encajen en otras categorías (Other information and interests) y, finalmente, aquellas referencias o cartas de recomendación que podamos adjuntar para reforzar la confianza de nuestro potencial empleador (References).

Recordemos que, además, es habitual indicar nuestra experiencia laboral comenzando por los empleos más recientes, e incluir sólo aquella formación relevante para el puesto a solicitar, indicando a su vez en primer lugar aquella experiencia –si la tenemos- en empresas del país objetivo.

  1. Donde fueres, haz lo que vieres.

Este apartado aún infrecuente, pero que cada vez cala más entre las empresas españolas, el Summaryo Resumen, es un breve párrafo que da una perspectiva general sobre nuestro perfil profesional, ayudando a la empresa a comprender cuales son nuestros puntos fuertes. No os preocupéis si vuestro CV no cuenta actualmente con este apartado, nuestra misión es ayudaros a conseguir ese empleo que tanto deseáis, y os ayudaremos a confeccionarlo para incluirlo en la versión final del documento.

  1. Ten en mente tu objetivo.

Debéis tener en cuenta que, al igual que en otro tipo de textos, los currículos tienen su propio lenguaje y reglas de estilo, tanto en español como en inglés, y no siempre coinciden. Así, el formato de un CV inglés típico cuenta con un uso abundante de oraciones pasivas y subordinadas, por lo que en ocasiones será necesario modificar la estructura del texto para hacerlo más atractivo.

Tan importante o más es adaptar nuestra formación a su equivalente inglés. Pensad que la persona que revisará nuestro documento no tiene por qué conocer nuestro sistema educativo o el grado de homologación de nuestros títulos de enseñanza no obligatoria, o cursos de formación. Es importante recurrir a las tablas de equivalencia promulgadas por la Unión Europea para encontrar una titulación homóloga o, de no haberla, poder graduar correctamente el nivel de formación que hemos obtenido, evitando quedarnos cortos o sobrevalorar nuestras capacidades, lo que podría conllevarnos más de un disgusto.

  1. Tan malo es lo mucho como lo poco.

Aunque por desgracia España aún no ha progresado tanto como sus socios europeos en lo que a remediar la discriminación laboral se refiere, las empresas extranjeras se están tomando muy en serio la contratación paritaria, y para evitar cualquier discriminación por estado civil, religión, edad, o género, debemos evitar incluir cualquier elemento que pueda revelar esta información, eso abarca también la fotografía de carné que acostumbramos a ver en nuestro país, así que tenedlo en cuenta a la hora de configurar la presentación y estructura de vuestro currículo. Incorporaremos, eso sí, las vías de contacto habituales, que además de email o teléfono móvil (que debe incluir el prefijo internacional de nuestro país de residencia), y aquellas algo más modernas pero imprescindibles, como nuestro usuario de Skype, Whatsapp o enlaces a nuestro perfil profesional en redes como LinkedIn para mayores garantías, dando un aspecto fresco y moderno al documento.

  1. Mide tus palabras con cuidado.

Si hay un texto donde nuestra gramática deba ser impecable, ese es el currículum vite. Cualquier gazapo en el texto va a resaltar como nunca lo ha hecho y, además, destruirá nuestra credibilidad profesional. ¿Qué esperar de una persona que no se molesta en mimar su propio entorno profesional? Así pues, mucho cuidado con como escribimos y, sobremanera, como traducimos expresiones de uso habitual a la hora de describir nuestros cargos anteriores, ya que aquí acostumbramos a utilizar términos genéricos como “Asistente”, “Responsable”, “Gerente”, y no es lo más adecuado. Como regla general, en la mente del empresario inglés cada puesto tiene su nombre y debemos definirlo con precisión.

  1. Dale un toque personal.

Si bien es cierto que la tendencia general es a hacer los CV cada vez más sintéticos y se espera que “vayan al grano” respecto al puesto que se pretende, sin demasiada rimbombancia o alardeando de puestos y habilidades que no tendrán aplicación en el cargo para el que nos postulamos; también lo es que muchas empresas buscan diferenciarse potenciando su lado más humano. Por eso, conviene incorporar una carta de presentación para cerrar nuestro currículo, donde debemos dar una síntesis de nuestra evolución profesional y personal, de cómo esta nos capacita para el puesto que pedimos y, sobre todo, porque hemos elegido esa empresa y como comulgamos con su filosofía de mercado y su forma de trabajar.

Gracias por contar con nosotros para llevar vuestro perfil profesional a otro nivel, y no olvidéis estos 6 trucos para traducir al inglés tu CV y tu carta de presentación. Si tenéis cualquier duda no dudéis en contactadnos no nos limitaremos a hacer solo una traducción, si detectamos cualquier punto débil en vuestro CV que os convendría mejorar, ya sea estético, de formato o de fondo, os aconsejaremos para que el resultado final sea impecable.

Imagen 1_Post 45

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top