6 claves para una traducción correcta de cuentas anuales de español a inglés

Imagen 2_Post 52

Saludos a todos nuestros lectores, como es habitual nos acercamos al final de la tan temida cuesta de enero, y llega el momento de cuadrar nuestras cuentas anuales y prepararse para iniciar el nuevo año fiscal dando cuenta de los éxitos y logros de nuestra empresa, de nuevo, en aras de buscar nuevas y aún mejores inversiones para lograr el éxito empresarial en el año 2020. De nuevo, queremos ayudaros a tomar las mejores decisiones y, juntos, llevar vuestros proyectos empresariales a cotas más altas. Nos gustaría comenzar esta etapa dándoos 6 aspectos clave para hacer una traducción correcta de cuentas anuales de español a inglés, y así, poder buscar nuevos inversores y colaboradores sin miedo a aventurarse al extranjero.

1.- ¡No recurras a traductores sin credenciales!

Una mala praxis habitual en nuestro sector es la del freelancing, esto es, personas con “algún” conocimiento de un segundo idioma que decide obtener un sobresueldo. De esa manera, se lanzan a la aventura por las redes con un CV no muy fiable y unos años de experiencia totalmente ficticios. Sin ánimo de hacer sombra a los auténticos autónomos que con mucho esfuerzo tienen un excelente rendimiento en sus áreas de especialización, la contratación a distancia es un riesgo que muchas empresas no se pueden permitir. Normalmente este tipo de personas hacen un copia-pega de nuestros documentos en alguna Máquina de Traducción Automática, y con sus escasos conocimientos y algún auto corrector dan el visto bueno a lo que salga, y allá vosotros si os dais cuenta antes que vuestros clientes.

La mejor forma de evitarlo es acudir a empresas ya consolidadas, con una sede social física que puedan darnos las garantías que avala su propia pervivencia empresarial, difícilmente una empresa de traducción que lleve años operando habrá podido producir malos resultados, ¿cómo si no mantenerse en el mercado sin una base de clientes fidelizados gracias a un trabajo bien hecho? En el mejor de los casos nos ofrecerán una traducción automática con postedición, que en el mejor de los casos podríamos calificar como pasable, pero, ¿es pasable el concepto que queremos ofrecer de nuestra empresa?

2.- Debemos exigir la especialización.

Lo anterior nos lleva irremediablemente a querer evitar a profesionales con experiencia solo en la traducción de textos de ámbito general, porque a menudo no serán capaces de identificar palabras cuyo significado cambia en el sector, como dumping (col.: vertido / esp.: competencia desleal), leasing (col.: arrendamiento / esp.: alquiler con opción a compra) o benefits (col.: beneficios / esp.: prestaciones). Así, por muy bueno que sea un traductor individual, es extremadamente difícil que llegue a tener un dominio extenso de múltiples ámbitos, por eso una empresa con traductores especializados por área nos garantiza que documentos de ámbito multidisciplinar se puedan realizar a la perfección una traducción correcta de cuentas anuales de español a inglés.

3.- Hay que primar la localización.

Más aún, la especialización no debe limitarse únicamente al fondo, si no también a la forma. Muchas veces topamos con idiomas como el inglés que se hablan en regiones muy distintas, donde la cultura y términos regionales pueden jugarnos una mala pasada. Un claro ejemplo lo tenemos en la campaña de Coca-Cola en Japón, cuya elección de fonemas se tradujo como “muerde el renacuajo de cera”, o la marca Parker, cuyo eslogan fue traducido en México como “no goteará en tu bolsillo ni te embarazará” (it won’t leak in your pocket and embarrass you). Este tipo de errores pueden echar por tierra nuestra imagen de marca y deslucir cualquier documento a presentar, máxime unas cuentas anuales.

4.- Acudir a agencias o profesionales que firmen documentos de confidencialidad con sus clientes.

Por desgracia, el mercantil es un sector muy competitivo, y la apropiación documental puede ser una práctica desleal mas habitual de lo que creéis. Por su naturaleza, unas cuentas anuales exigen traducirse antes de su presentación a los inversores y/o socios, y su filtración antes de tiempo puede repercutir negativamente en la cotización de nuestra empresa. Por eso, acudir a auténticos profesionales del sector garantiza la intermediación de un compromiso de confidencialidad debidamente firmado y revisado por un profesional del derecho, dando así la tranquilidad imprescindible para comenzar serenamente el año fiscal.

5.- Cuidarse de las provisiones de fondos.

Puestos además a exigir las mejores garantías, debemos evitar una estafa común, ya no en este sector, si no en tantos otros, donde nuestro supuesto “profesional” exige una provisión de fondos a cuenta de adelantar pagos a un equipo de traducción, o pide depositar la mitad del presupuesto en calidad de garantía. Frente a un traductor individual, que normalmente vivirá lejos de nosotros, incluso en terceros estados, adelantar dinero es avocarse a la estafa. Pocas empresas requerirán adelantos y, las que así lo hacen, lo harán de forma legal y transparente a través de entidades financieras que permiten a ambas partes revisar en detalle los cargos a cuenta, para comprobar que, efectivamente, nuestro dinero se está invirtiendo en nuestro proyecto y no ha pasado a engrosar la cuenta de un “timador”.

6.-Hacer que nuestro dinero valga más. 

Finalmente, y más allá de evitar perderlo, también es importante hacer que nuestro dinero valga más, y así poder tener una traducción correcta de cuentas anuales de español a inglés a su justo precio. Buscar profesionales individuales puede parecer económico individualmente, pero contratar a un traductor, a un revisor y a un editor de contenidos difícilmente será más barato que encargar todo el proyecto a una sola empresa. Por eso, nosotros nos cuidamos en abarcar todas las necesidades del cliente, y el presupuesto abarca todo lo necesario para lograr un documento de calidad, independientemente de la edición previa o posterior, la dificultad de los contenidos o cuantas revisiones sean necesarias para que, tanto nosotros como vosotros, estéis satisfechos con el resultado final.

En definitiva, no son pocas las ventajas de acudir a profesionales a la hora de hacer una traducción correcta de cuentas anuales de español a inglés, desde En Otras Palabras aceptamos el reto, y nos comprometemos a producir la máxima calidad para ayudaros a llevar vuestra empresa a nuevas cotas.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top